LA COMPOSICIÓN DE LA MICROBIOTA INTESTINAL PUEDE AFECTAR A LA MEMORIA

Investigadores del Centro de Investigación Biomédica en Red en el ámbito de Obesidad y Nutrición (Ciberobn) y del Institut de Recerca Biomèdica de Girona (IDIBGI) han realizado un estudio que relaciona la memoria inmediata y reciente con la presencia de ciertas bacterias en la microbiota intestinal. (Fernandez- Real et al. Obesity impairs short-term and working memory through gut microbial metabolism. Cell Metabolism 2020)

Los hallazgos de la investigación contribuyen a comprender mejor el diálogo metabólico entre nuestro cerebro y las bacterias que conviven con nosotros.

El estudio muestra “interesantes conexiones entre la composición de la microbiota intestinal y el rendimiento cognitivo”

La investigación ha contado con 130 participantes, personas obesas y no obesas. En todas ellas se han analizado diferentes metabolitos en plasma además de la
microbiota intestinal. También se les han realizado diferentes pruebas cognitivas y
se ha medido el volumen de determinadas áreas cerebrales implicadas en la
memoria, el hipocampo y la corteza prefrontal, a través de resonancia magnética.

Estudiaron la microbiota intestinal de 130 pacientes, se les realizaron pruebas cognitivas y les midieron el hipocampo y la corteza prefrontal

El estudio mostró que las personas con obesidad mórbida tenían menor memoria reciente, y también tenían menos triptófano en la circulación sanguínea. Este aminoácido aromático resulta básico para la “síntesis” de neurotransmisores (serotonina y otros).

Por otro lado, la producción de algunas vitaminas depende de las bacterias de la
microbiota. Las personas con obesidad tenían determinadas bacterias que
metabolizaban la vitamina B1 en paralelo a la disminución de memoria inmediata
y reciente. Además, se observó que las personas con obesidad tenían un
hipocampo más pequeño. Los investigadores vieron que su tamaño se
asociaba a la presencia de determinadas bacterias de la microbiota intestinal.

Según informa el Ciberobn, el equipo realizó posteriormente ensayos con ratones. Este modelo animal recibió un trasplante de microbiota fecal de los pacientes para valorar cómo afecta la presencia de ciertas bacterias intestinales a la memoria reciente de los roedores. “El resultado fue contundente”, señala el Ciberobn. Evidenció que el trasplante de las bacterias presentes en pacientes con obesidad mórbida hace disminuir la puntuación de memoria de los ratones.

Los investigadores concluyen que la dieta habitual se asocia a la presencia de determinadas bacterias intestinales, por lo es posible el desarrollo de dietas individualizadas que científicamente puedan mejorar el rendimiento cognitivo y la memoria.