Un pequeño estudio sugiere que esta estrategia puede controlar la glucemia sin necesidad de terapia con insulina.

El estudio de 3 casos clínicos de diabetes de tipo 2 (DT2) y obesidad por parte de investigadores canadienses ha llevado a éstos a teorizar sobre el potencial valor terapéutico del ayuno intermitente como alternativa al tratamiento farmacológico. Dos de los 3 pacientes estudiados ayunaron durante 24 horas seguidas en días alternos, mientras que el tercero lo hizo 3 veces por semana.

El ayuno consistió en beber sólo líquidos bajos en calorías, tales como té, café, agua o caldo y una comida muy baja en calorías por la noche. Después de un mes, todos los pacientes dejaron de necesitar insulina, cesando esta necesidad a los 10 días en uno de ellos. A lo largo de los 10 meses de duración de esta intervención dos pacientes cesaron en su requerimiento de los otros fármacos anti-diabéticos con los que estaban siendo tratados y el tercero pudo prescindir de 3 de los 4 que estaba tomando. En todos los pacientes pudo observarse una reducción de peso que osciló entre el 10 y el 18%.

No es la primera vez que el ayuno muestra beneficio en la gestión de la DT2 y la obesidad, ya que en un caso clínico previamente descrito también se alcanzó el objetivo de cesar en el requerimiento de medicación, así como una reducción de peso de 17 kg a lo largo de 7 meses.
Los investigadores subrayan que este último paciente había tomado medicación antidiabética durante 14 años y sufría los efectos adversos gastrointestinales de la metformina.

Fuente: IM Médico Publimas Digital s.l.