Control de la glucemia sin necesidad de terapia con insulina

Un pequeño estudio sugiere que esta estrategia puede controlar la glucemia sin necesidad de terapia con insulina.

El estudio de 3 casos clínicos de diabetes de tipo 2 (DT2) y obesidad por parte de investigadores canadienses ha llevado a éstos a teorizar sobre el potencial valor terapéutico del ayuno intermitente como alternativa al tratamiento farmacológico. Dos de los 3 pacientes estudiados ayunaron durante 24 horas seguidas en días alternos, mientras que el tercero lo hizo 3 veces por semana.

El ayuno consistió en beber sólo líquidos bajos en calorías, tales como té, café, agua o caldo y una comida muy baja en calorías por la noche. Después de un mes, todos los pacientes dejaron de necesitar insulina, cesando esta necesidad a los 10 días en uno de ellos. A lo largo de los 10 meses de duración de esta intervención dos pacientes cesaron en su requerimiento de los otros fármacos anti-diabéticos con los que estaban siendo tratados y el tercero pudo prescindir de 3 de los 4 que estaba tomando. En todos los pacientes pudo observarse una reducción de peso que osciló entre el 10 y el 18%.

No es la primera vez que el ayuno muestra beneficio en la gestión de la DT2 y la obesidad, ya que en un caso clínico previamente descrito también se alcanzó el objetivo de cesar en el requerimiento de medicación, así como una reducción de peso de 17 kg a lo largo de 7 meses.
Los investigadores subrayan que este último paciente había tomado medicación antidiabética durante 14 años y sufría los efectos adversos gastrointestinales de la metformina.

Fuente: IM Médico Publimas Digital s.l.

 

DERMATOMA T6. LA NUEVA REVOLUCIÓN EN LAS TERAPIAS DE ADELGAZAMIENTO.

 

Consiste en neuroestimular el dermatoma T6 del estómago con una aguja de acupuntura conectada a una corriente de bajo voltaje (electroacupuntura) con una frequencia determinada. La aguja  se inserta un centímetro, en el lugar donde llega  el dermatoma T6, cerca del estómago.

El objetivo es doble: atrasa el tiempo de vaciado del estómago   y disminuye los niveles de la hormona que regula la sensación de hambre. Esto posibilita seguir una dieta sin pasar hambre y por tanto, tampoco se tiene la ansiedad o irritabilidad que aparece normalmente, de forma que el porcentaje de éxito del tratamiento de adelgazamiento aumenta de forma considerable

Las sesiones son semanales y tienen una duración aproximada de 30 minutos.

Este tratamiento  se acompaña de pautas dietéticas adaptadas a cada persona pero basadas siempre en la dieta mediterránea, de manera que es fàcil de llevar a término, és natural y saludable.

Una vez conseguido el peso, la persona vuelve a comer normalmente y no recupera el peso anterior (efecto rebote) ya que durante 3 semanas se fija el nuevo peso mediante la incorporación de comida de forma gradual y pautada.

 

Crononutrición: ritmos biológicos, microbiota y nutrición

Crononutrición: ritmos biológicos, microbiota y nutrición

La doctora Marta Garaulet, catedrática de Fisiología de la Universidad de Murcia e investigadora en Brigham and Women's Hospital de la Universidad de Harvard,ha sido la encargada de explicar que nuestra biología responde de forma diferente a los alimentos que consumimos en horas distintas del día. “Cenar tarde hace que puedas engordar más o que adelgaces menos consumiendo las mismas calorías que si las tomas a horas más tempranas”, asegura esta experta.

Estudios realizados por Garaulet y los equipos de las Universidades de Harvard y Tufts publicados en la International Journal of Obesity han comprobado que cuanto más temprano hagamos las comidas principales del día, más se reduce el riesgo de ganar peso. En concreto, un trabajo con 420 personas (50% hombres y 50% mujeres) demostró que las personas que hacían esa comida principal después de las tres de la tarde perdían menos peso que las que comían antes de esa hora, comiendo lo mismo, haciendo el mismo ejercicio y durmiendo las mismas horas. En concreto, los que comieron sobre las 14:30 h perdieron aproximadamente 12 kilos y los que lo hicieron pasadas las 15 h perdieron sólo 8 kilos. “En este trabajo concluimos que no solo es importante qué comemos, sino también cuándo lo hacemos. Además, descubrimos su explicación metabólica. Detectamos la presencia de un reloj periférico en nuestro tejido adiposo que, en función de los horarios, activa o desactiva genes que afectan a la ganancia o pérdida de peso”, puntualiza Garaulet.

En obesidad, el tejido protagonista es el tejido adiposo. El exceso de energía se acumula en este tejido, y cuando se produce una acumulación excesiva de grasa, hablamos de obesidad. Desde el punto de vista cronobiológico, el tejido adiposo es un tejido periférico en el que se expresan genes “reloj” que juegan un papel fundamental en la fisiología del propio tejido, y en la fisiopatología de la obesidad. Estos genes “reloj” son capaces de regular la expresión rítmica de diversas sustancias bioactivas secretadas por el tejido adiposo como es la adiponectina, la leptina y la resistina, entre otras, y que afectan el metabolismo sistémico. Investigaciones recientes muestran la importancia que tiene el funcionamiento correcto de los genes “reloj” del tejido adiposo y el efecto de su desincronización en el desarrollo de ciertas enfermedades como es la obesidad.

Recientemente, la doctora Garaulet y Frank Scheer, también de la Universidad de Harvard, publicaron un trabajo en tejido graso humano que demostraba que la hora en que mejor toleramos los azúcares es alrededor de las 12 del mediodía, mientras que, por la noche, esa tolerancia a los carbohidratos disminuye hasta cuatro veces“Vimos que el reloj periférico del tejido adiposo regula la sensibilidad a la insulina. Cuanta menos sensibilidad a la insulina, mayor riesgo de acumular las calorías de los carbohidratos consumidos en exceso en forma de grasa”, explica Garaulet.

Según esta experta, tenemos un “reloj periférico” en el tejido adiposo que, en función de los horarios, activa o desactiva genes que afectan a la ganancia o pérdida de peso. La alimentación es uno de los sincronizadores más importantes de nuestro reloj interno, junto con la luz y el ejercicio. “Cuando comemos, ponemos en hora los relojes periféricos de los órganos implicados en la digestión, como el tejido adiposo, el páncreas, el hígado, el intestino y el estómago. Si comemos a deshora, se produce un desfase con el reloj central, situado en el hipotálamo. Esto provoca una cronodisrupción. Y esta situación se ha relacionado con depresión, cáncer, obesidad, diabetes, Alzhéimer, y en general con todas las enfermedades degenerativas”, según Garaulet.

La microbiota saludable y equilibrada también es fundamental para asegurar una función digestiva adecuada, ya que estas bacterias contribuyen a aislar el organismo del medio externo para que no entren sustancias tóxicas. “En un estudio muy controlado a 10 mujeres que comen lo mismo durante dos semanas, una semana realizan la comida principal a las 13 h y la otra a las 17:30 h, hemos visto que cuando comen tarde se invierte totalmente el ritmo de la diversidad de las bacterias de la saliva. Esto significa que hay un ritmo que cambia la diversidad de bacterias que se tienen en el organismo a lo largo del día. Esta diversidad marca la salud fisiológica, y cuanta más diversidad de bacterias haya, mejor. Cuando se come tarde se invierte totalmente el ritmo y esta inversión da un patrón de microbiota propio de situaciones de  enfermedad como el que aparece en la obesidad, ciertos tipos de inflamación, de síndrome metabólico,e incluso de la enfermedad de Crohn, Para mejorar la microbiota, Garaulet apunta a seguir un patrón de dieta mediterránea, “ya que es muy favorable para nuestra comunidad bacteriana”.

 

 

CON DIGNIDAD

¿A que edad nos morimos?
-A los 88 las mujeres, a los 86 los hombres. Pero se puede prolongar esta edad con calidad de vida, mejorando
alimentación, hábito de actividad física y manejando el estrés.
Se trata de llegar a ese final sin depender de otros.

Sin molestar
-¡Eso es ser generoso! Cuidarse y prepararse para no molestar a los demás.
"Envejece bien, quien ha vivido bien", dijo Pitágoras. Y vives bien si piensas en los demás.

¿Qué es envejecer?
-Ir perdiendo capacidades, pero mientras puedas valerte..¡envejeces bien!

¿Pues envejezco bien?
-Es el envejecimiento normal: vas adaptándote a paulatinas pérdidas.
¡Lo indeseable es el envejecimiento patológico!

¿Qué es el envejecimiento patológico?
-Un envejecimiento prematuro que te conduce a la dependencia.

¿Es muy frecuente?
-Se da en el 12% de los mayores de 65años: consume muchos recursos públicos.

¿Que ocasiona ese envejecimiento prematuro?
- Una enfermedad acelerada... o que esa persona no se ha cuidado bien.¡Y esto depende de cada uno, es perfectamente evitable!

No tanto si soy pobre...
-Es verdad que el poder económico y un buen sistema sanitario público palían el envejecimiento prematuro.
¡Pero hay muchas otras cosas que puedes hacer!

Le escucho
-Haz ejercicio.
Come de todo, en horas regulares y poca cantidad.
Evita el sobrepeso.
Duerme siete horas.
No fumes ni te intoxiques.
Mantén la presión arterial y colesterol bajo.

Factores fisiológicos y psicolçogicos: hay circunstancias que pueden envejecerte mucho, como la muerte de un ser
querido, el desempleo, las penurias económicas...

Algún consejo al respecto?
-Ahorrar un fondo de retiro.
-Procura mantener una actitud activa y positiva.
Sonreír, reìr. ¿un día no reído es un día perdido!
-Cultiva tus amistades. Construye tu propia red social. Será tu soporte cuando seas mayor. ¡Esto es fundamentl!

¿Por qué?
- Porque la soledad es la peor compañera: ensimisma, entristece, deprime, produce erosión cignitiva...¿te envejece!

¿Tener amigos rejuveneve, pues?
-Sí. Y también tener siempre un proyecto: estudiar algo, practicar un deporte... Colaborar en una actividad
solidaria.

¿Envejeces mejor si eres solidario?
-Sí, porque eso genera paz interior, tranquiliza el ánimo, te sientes bien íntimamente.
¡Trata bien a la gente de tu entorno, sé amable!
Una mala cara no soluciona nada.

¿Por qué se da entre ancianos el síndrome de Diógenes?
-Acumulan como si así fuesen a vivir más.

La lección es que sólo existe el presente:
¡vive el día de hoy!
(¨Carpe diem¨)
¨Con la mochila ligera¨

¡Con pocas cosas?
Sí, y en un espacio sencillo, luminoso, alegre, cómodo. No recargado.

¿Cçomo juegan amor y sexo en la vejez?
El amor es imprescindible: permite vivir más intensamente. Importa la complicidad en la pareja, la ternura,
¡y tocarse! El sexo puede expresarse en una caricia, un beso, no en aquel que tuvimos.

Un peligro al acecho del anciano
-Un caída. El anciano arrastra los pies... y ahí está la alfombra.
¡Fuera alfombras! Y desniveles, escalones, bañeras. Plato de ducha a ras de suelo.

¡Por qué es tan peligrosa la caída?
-A esas edades, una operación por rotura de fémur comporta riesgo de infección hospitalaria, urinaria, respiratoria, fiebre.... y entrar en la cascada de la de la dependencia.

Prevemgamos caídas pues.
-Calzado cómodo.
Al levantarse, hacerlo despacio para evitar cambios de presión y mareos. Y empuñaduras en el baño.

¿Jubilarse envejece?
-Sólo si esperas reconocimientos. recompensas, visibilidad: hay que acogerse a la propia red de amigos.
Y no sentirse un estorbo ni caer en el ´´síndrome del mayordomo´.

Expliquese
-No permitir que te haga nadie tus gestiones: ¡preserva tu autonomía!
Y vive en tu propio espacio, o estorbarás.
Y sufrirás: eso envejece.
Por mucho que te quieran y te adoren... procura cuidarte tú.

Algunos se deprimen al constatar su decadencia física.
-Preocuparse demasiado de la apariencia externa es infructuoso: lo mejor es velar por el interior, por un espíritu activo y positivo.

¿cómo prepara usted su vejez?
-Voy despejando todo lo que pueda estresarme y me pregunto: ¿Qué quiero hacer?

¿Y qué seresponde?-
Seguir recibiendo a pacientes y ayudar a otros con mi experiencia.

Resuma qué hacer para envejecer bien
-Cuida de la propia salud, mima a la red de amigos, sé optimista, sé solidario, respeta a la gente del entorno.
Y déjalo todo planificado para tu final: ceremonia, entierro. testamento. Dejar eso a los que se quedan es egoísta. Que nadie tenga que estresarse por tu causa ¡es la máxima generosidad!

Fuente: Dr. Oscar Frese, Catedrático en TecSalud en Monterrey, Mexico.

COLABORA CON LA NATURALEZA, NO DESTRUYAS LOS BIENES DE LA VIDA, PONTE A SU DISPOSICIÓN PARA QUE TE SIRVAN.

Fuente: Dr. Oscar Frese, Especialista en Medicina Interna, Medicina de Adultos, Catédratico TEC Salud, Edificio DELTA 518

La proteína p53, nueva diana terapéutica contra la obesidad

La proteína p53, nueva diana terapéutica contra la obesidad

Un grupo de investigadores del CIBEROBN, ha demostrado por primera vez que la activación de la proteína p53 en una región específica del cerebro es capaz de revertir la obesidad en ratones obesos. ya que disminuye la ingesta y sobre todo estimula la grasa parda, que quema calorías aumentando así el gasto energético. Por el contrario, la inhibición específica de p53 en la misma región del cerebro provoca obesidad en animales de experimentación.

Investigadores del grupo de Metabolismo Molecular adscritos al Centro de Investigación Biomédica en Red en su área temática de Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición (CIBEROBN) y a la Universidad de Santiago de Compostela (USC), y al Instituto de Investigaciones Sanitarias de Santiago de Compostela (IDIS), han descubierto que la proteína p53, conocida por su función como supresor tumoral, puede actuar como una nueva diana terapéutica para luchar contra la obesidad.
Estos resultados han sido publicados recientemente en la prestigiosa revista Nature Communications y representan una continuación de la línea de investigación pionera que está realizando este equipo.

.
Mar Quiñones, Omar Al Massadi y Cintia Folgueira, principales autores de este estudio, creen que estos resultados "podrían tener una relevancia importante, ya que indican que proteínas que tienen un papel clave en la formación o supresión de tumores también pueden participar en el desarrollo de la obesidad. Existen resultados que indican que una persona obesa tiene más posibilidades de desarrollar ciertos tipos de cáncer, y por tanto, dos enfermedades que parecen tan lejanas como el cáncer y la obesidad tienen mecanismos moleculares en común".
Este trabajo ha sido llevado a cabo en colaboración con prestigiosos centros nacionales e internacionales como el CNIO, el IDIBAPS, la Universidad de Córdoba, la Universidad de Cambridge, el Helzholtz Zentrum de Múnich o el Instituto Max Planck de Alemania.